fbpx

Eco

El Dr. José Juan Gómez de Diego aporta un nuevo miniCASO a su serie de "eco".

LA PREGUNTA

Se trata de una paciente de 72 años con una prótesis mitral biológica. Con los líos causados por el COVID-19 perdió sus consultas de revisión. Acude ahora porque se cansa mucho al caminar.

¿Qué os parece?

 

LA RESPUESTA

Está muy claro que la prótesis es un desastre. En el ETE, gracias a la imagen de 4 cámaras, podemos reconocer la válvula, que tiene los velos muy engrosados y con una movilidad mínima. Si ponemos el color, vemos que el flujo está limitado a un jet de flujo acelerado en la mitad septal de la prótesis.  En el plano de dos cámaras, tenemos la imagen de la válvula en un plano perpendicular. De nuevo, los velos se ven muy engrosados y con una movilidad mínima. El Doppler nos permite medir un gradiente medio de 11 mm Hg, así que está claro que tenemos una disfunción protésica por degeneración de los velos y con comportamiento obstructivo.

El 3D es espectacular para mostrar el funcionamiento de los velos. En la imagen superior, tenemos la vista de la prótesis desde el lado auricular. La válvula tiene sus tres velos completamente rígidos y sólo vemos que aparece una pequeña apertura entre los dos velos colocados más arriba. En la imagen inferior, tenemos la vista de la válvula desde el lado ventricular. De nuevo, podemos ver que los velos están completamente rígidos y que la válvula sólo hace una pequeña apertura entre los dos velos colocados más arriba. Con esta forma de ver la válvula, es muy fácil entender que la paciente tiene un problema serio. Y es muy fácil meterle prisa al cirujano.

La obstrucción causada por la prótesis produce estasis de flujo y seguro que ese es el principal factor que ha hecho que, en la aurícula, se haya producido una gran masa que no puede ser otra cosa que un trombo espectacular.

Comentarios potenciados por CComment