fbpx

Eco

Fiel a su cita, el Doctor José Juan Gómez de Diego, nos remite un nuevo #miniCASO para seguir aprendiendo.

LA PREGUNTA

Un varón de 67 años con historia de insuficiencia renal ingresó hace varias semanas por un episodio de pielonefritis que se trata con antibióticos y con aparente buena evolución.

Sin embargo, desde el alta presenta episodios de fiebre y malestar recurrentes. Se demuestra bacteriemia por bacilos Gram negativos. Hacemos ecocardiograma y encontramos… ¿qué?

 

LA RESPUESTA

Pues, desde la primera imagen prácticamente, nos salta a la cara una masa de gran tamaño muy móvil, heterogénea e irregular en la válvula mitral que sólo puede ser una gran vegetación de endocarditis.

Para los que hacemos eco, la endocarditis es un diagnóstico relativamente frecuente pero las imágenes siempre nos siguen fascinando. Por si hay alguien con menos experiencia que no haya visto nunca una vegetación de endocarditis, aquí tenéis una de campeonato.

Un detalle importante; en el Doppler se ve que hay un flujo que atraviesa la base del velo anterior que aparentemente está perforado. El flujo se mete dentro de la vegetación que, de alguna manera, consigue tapar el defecto. Pero esta situación es inestable y esta lesión se acabará rompiendo por algún lado. Entre el tamaño de la masa y la perforación mitral, todos estamos deseando que operen al paciente lo antes posible para que las cosas no se líen más todavía.

Comentarios potenciados por CComment