fbpx

RETICweb

RETICweb

Con la colaboración de Grupo CTO

Casos

Se presenta el caso de un paciente de 79 años que acude a consulta por un cuadro de insuficiencia cardíaca. El paciente presentaba fibrilación auricular, insuficiencia mitral, importante dilatación de cavidades derechas y fracción de eyección del ventrículo izquierdo conservada. En la ecocardiografía transesofágica se observó una extensa separación entre el septum primum y secundum, hallazgo compatible con un foramen oval permeable “estirado frente a elongado” de gran tamaño, con flujo unidireccional continuo de izquierda a derecha, comportándose funcionalmente como una comunicación interauricular: foramen oval “estirado frente a elongado” o “válvula incompetente”.


El conducto arterioso persistente es una cardiopatía congénita poco frecuente en el adulto y suele presentarse como anomalía única. Es importante para el cardiólogo clínico la identificación de los casos con ductus permeable cuyo cortocircuito izquierda-derecha resultante está causando sobrecarga de presiones en las cavidades cardíacas, así como hipertensión pulmonar por hiperaflujo. En estos casos está indicado el cierre, siendo en la actualidad la oclusión percutánea la primera línea de tratamiento, si la anatomía lo permite. El cierre quirúrgico en adultos implica un mayor riesgo debido a sus cambios anatómicos e histológicos, y se considera una opción de segunda línea.


La insuficiencia tricúspide primaria es una entidad infrecuente y la etiología traumática es inusual. A continuación se presentan dos casos de insuficiencia tricúspide traumática, uno de ellos se diagnosticó durante la hospitalización por un traumatismo torácico y otro en donde el diagnóstico de la valvulopatía se realizó años después del traumatismo. Se resume la evaluación complementaria de distintas técnicas de imagen: ecocardiografía transtorácica, ecocardiografía transesofágica y cardio-RM.


La perforación cardíaca por electrodo de marcapasos es una de las complicaciones posteriores al implante que se presenta con una frecuencia baja, pero su gravedad justifica que el diagnóstico sea temprano para evitar complicaciones fatales. En este artículo se presenta dos casos de perforación cardíaca por electrodo de marcapasos temporal en donde se observa la utilidad de la cardio-TC con o sin contraste, para confirmar la presencia del electrodo en el espacio pericárdico o incluso fuera de éste.


La válvula mitral de doble orificio es una anomalía congénita extremadamente rara cuya incidencia exacta no se ha determinado de manera concluyente cuando aparece de forma aislada. Esto se debe a que esta anomalía cardíaca rara vez se presenta como una enfermedad aislada, dado que normalmente se asocia a otras cardiopatías congénitas. La etiología parece consistir en una fusión anormal de los cojines endocárdicos con un desarrollo anormal de la válvula mitral durante el proceso de delaminación. La ecocardiografía es la modalidad de elección para su diagnóstico. El manejo está relacionado con el tipo y la gravedad de la disfunción de la válvula mitral, siendo la insuficiencia mitral el hallazgo predominante.


El diagnóstico de los tumores cardíacos recae principalmente en el uso de las diferentes técnicas de imagen cardiovascular, siendo la principal la ecocardiografía en sus diferentes variantes (transtorácica, transesofágica, con contraste, tridimensional, etc.), sin dejar de lado a la tomografía cardíaca computarizada y a la resonancia magnética cardíaca. Se presenta el caso de un paciente con una masa gigante en cámaras derechas, que sirve de ejemplo de la aplicación de algunas de estas técnicas de imagen.


La ecocardiografía transesofágica tridimensional (ETE-3D) ha surgido en los últimos años como una herramienta de gran ayuda a la técnica bidimensional, en especial en lo que respecta al estudio de la válvula mitral por su localización en el campo cercano, lo que permite una evaluación exacta y detallada de la misma. Se presenta, a través de la descripción 3 casos (trombosis de anillo protésico, prolapso valvular y perforación por endocarditis), las ventajas que la imagen tridimensional en tiempo real puede ofrecer en la práctica diaria.


A continuación se presenta el caso de un paciente de 63 años con antecedentes de trasplante cardíaco ortotópico, que evolucionó a los pocos meses con insuficiencia cardíaca con predominio derecho secundario a pericarditis constrictiva. El diagnóstico se realizó a través de la clínica y los métodos de imágenes, principalmente la ecocardiografía Doppler. Una vez diagnosticado y teniendo en cuenta el pronóstico ominoso de esta entidad fue sometido a pericardiectomía radical con resolución del cuadro clínico.


La valvulopatía mitral congénita representa un porcentaje ínfimo del total de las cardiopatías congénitas. Además, la población adulta con dicha malformación es más escasa aún. Se han documentado dos casos con insuficiencia mitral, derivados para su cuantificación con ecocardiografía transesofágica por el servicio de cirugía cardiovascular bajo el presunto diagnóstico de prolapso valvular mitral por enfermedad mixomatosa. El rol fundamental de la imagen cardíaca y su interpretación permiten realizar un diagnóstico certero y orientar al cirujano para la toma de decisiones.


Se presenta el caso de un hombre de 17 años con diagnóstico de linfoma de Hodgkin que debutó con síntomas constitucionales y el primer hallazgo se realizó por ecocardiografía bidimensional, que posteriormente fue complementada con tomografía torácica y estudio histológico. Una vez confirmado el diagnóstico, se inició quimioterapia y radioterapia.


Página 6 de 13