fbpx

RETICweb

RETICweb

Con la colaboración de Grupo CTO

Casos

La agresión viral es la causa más frecuente de miocarditis, ya sea directa o inmuno-mediada. Técnicas de diagnóstico molecular de reacción en cadena de polimerasa (PCR) sobre biopsia endomiocárdica (BEM), han permitido conocer cuáles son los agentes mayoritariamente implicados. La BEM constituye el gold standard para el diagnóstico. Sin embargo, su escasa rentabilidad, ha impulsado distintos estudios con técnicas de imagen no invasivas. La resonancia magnética cardiaca (RMC), constituye actualmente la herramienta diagnóstica de elección(1). En su mayoría la evolución es benigna, aunque en algunos casos puede dar lugar a una evolución crónica hacia la miocardiopatía dilatada.


La enfermedad de Kawasaki es la primera causa de aneurismas coronarios en niños y la segunda, después de la aterosclerosis, en adultos(1). En líneas generales, los aneurismas coronarios son una entidad infrecuente y aunque la mayoría suelen ser asintomáticos, un pequeño porcentaje pueden desencadenar eventos cardíacos mayores e incluso la muerte. Por esta razón, ciertos casos seleccionados requieren un seguimiento estrecho y la instauración de medidas terapéuticas, medidas que deben ser cuidadosamente analizadas respecto al riesgo/beneficio que se le aportará al paciente y para las cuales, en la actualidad, no existe evidencia científica basada en ensayos clínicos ni metanálisis.


Mujer de 32 años que practica baloncesto a nivel competitivo. Acudió para un reconocimiento cardiológico preventivo. No tenía antecedentes personales o familiares de relevancia y se encontraba asintomática. En el examen físico no se hallaron datos significativos con pulsos periféricos presentes bilateralmente y simétricos. En la radiografía de tórax presentaba ausencia del botón aórtico con radiopacidad paratraqueal derecha, y en el ecocardiograma transtorácico se objetivó angulación derecha del arco aórtico e imagen sacular sugestiva de divertículo de Kommerel (DK). Estos hallazgos eran compatibles con un arco aórtico derecho. Se confirma el diagnóstico de sospecha con un TC (tomografía computarizada) aórtica.


A continuación presentamos el caso de una mujer de 75 años que es remitida a nuestro hospital para someterse a una cirugía cardiaca. La intervención transcurre sin incidencias pero durante el postoperatorio presenta empeoramiento clínico con inestabilidad hemodinámica y datos sugestivos de taponamiento cardíaco, por lo que se realiza una ecocardiografía que, además de no evidenciar derrame pericárdico, aporta el diagnóstico de la rara entidad que presenta la paciente. Se trata de una disección yatrógena del septo interventricular, un cuadro muy infrecuente, de tratamiento complejo y pronóstico sombrío.


La disyunción anular mitral está definida como la separación entre la aurícula izquierda-válvula mitral con el teórico punto de inserción del ventrículo izquierdo a nivel del anillo valvular mitral. Esta patología se encuentra presente con mayor frecuencia en pacientes con patología valvular mixomatosa y/o prolapso valvular mitral. En la última década, el avance de la ecocardiografía transesofágica tridimensional ha permitido un mejor estudio y comprensión anatómica de esta patología. Se presenta el caso de un paciente con disyunción anular mitral y posterior revisión bibliográfica.


Las fístulas coronarias son anomalías poco frecuentes, pero que en ocasiones pueden provocar repercusión clínica y hemodinámica. En esos casos está indicado el tratamiento quirúrgico o percutáneo, que puede provocar secuelas o complicaciones.

A continuación se presenta el caso de una paciente con fístula coronaria de árbol coronario izquierdo a aurícula derecha intervenida quirúrgicamente, que presenta, 3 meses tras la intervención, disfunción ventricular y se objetiva en la tomografía computarizada coronaria trombosis de la fístula intervenida.


Se presenta el caso de un paciente con pericarditis aguda recidivante, fibrilación auricular paroxística y el hallazgo casual de un cor triatriatum. Las técnicas de imagen empleadas, ecocardiografía transtorácica y resonancia magnética cardíaca, fueron esenciales para la toma de decisiones terapéuticas.


El pericardio está formado por dos capas: el pericardio visceral, constituido por una sola capa de células mesoteliales, elastina y colágeno, adherido a la superficie epicárdica del corazón, y una capa parietal avascular y con amplia red de fibras de colágeno. En el ser humano esta fina estructura llega a medir normalmente hasta 2 mm de espesor. Su función es fundamentalmente mecánica adaptándose a los cambios de volumen de las cavidades cardíacas, aunque variaciones importantes de éstas o la afectación de su tejido, lo hace más rígido condicionando un comportamiento constrictivo. Son múltiples las patologías que pueden afectarlo, desde inflamación, trauma, radiación hasta infiltración tumoral(1, 2).


Se trata de un caso de infección por Salmonella de un trombo mural asociado a un aneurisma del ventrículo izquierdo. Es un caso poco frecuente en el que se muestra la utilidad de la tomografía computariza cardíaca en la valoración anatómica de las complicaciones de la endocarditis mural.


Hombre de 71 años con reemplazo mecánico de válvula aórtica que evoluciona con deterioro progresivo de la capacidad funcional. La ecocardiografía transtorácica mostró dilatación y disfunción sistólica moderada del ventrículo izquierdo. Se encontró un aneurisma apical con flujo sistólico hacia la cavidad aneurismática y flujo paradójico diastólico del aneurisma a la región medioventricular. Este flujo se contraponía al llenado diastólico pasivo de la aurícula izquierda. La identificación de esta alteración tiene un papel pronóstico en relación con la asociación de aumento de incidencia de muerte súbita, eventos tromboembólicos y deterioro de la capacidad funcional y la función sistólica ventricular izquierda.


Página 1 de 6