fbpx

RETICweb

RETICweb

Con la colaboración de Grupo CTO

Casos

Varón de 42 años con antecedentes de coartación de aorta intervenida en la adolescencia que se presentó con insuficiencia cardíaca progresiva, requiriendo finalmente trasplante cardíaco. El diagnóstico mediante las técnicas de imagen, y confirmado por la anatomía patológica, fue de miocardiopatía restrictiva debida a fibroelastosis endocárdica con calcificaciones extensas. Se presentan los principales hallazgos de las técnicas de imagen en este paciente y se discuten las características clínicas más relevantes de esta rara enfermedad.


Se presenta el caso de una rara y grave complicación en el traumatismo cerrado de tórax.

Paciente de 42 años derivado al centro de los autores por politraumatismo secundario a accidente de tráfico. Evolucionó durante la internación con empeoramiento clínico, grave inestabilidad hemodinámica, confirmando por ecocardiografía transtorácica y transesofágica una gran comunicación interventricular (CIV) de tipo muscular, asociada a insuficiencia significativa tanto de válvula mitral como de válvula tricuspídea. Se efectuó cirugía correctiva con parche de la CIV y plástica tricuspídea con ominosa evolución postoperatoria

Se resalta el rol de la ecocardiografía transtorácica y transesofágica en esta patología.


Paciente de 44 años que ingresa por insuficiencia respiratoria grave, que progresa a parada cardíaca y precisa reanimación cardiopulmonar. Ingresa en la UCI en situación de fracaso multiorgánico. En la evolución presenta síndrome febril y soplo de nueva aparición. La ecocardiografía transesofágica demuestra una perforación del segmento P1 del velo posterior mitral que genera una insuficiencia mitral grave. Con esta lesión se llega al diagnóstico de endocarditis mitral complicada y a la indicación de cirugía de recambio valvular mitral, que no es posible por la mala situación de la paciente. El caso es un gran ejemplo para revisar las causas de perforación mitral.


La formación de pseudoaneurismas en zonas sin isquemia y no manipuladas durante la cirugía cardíaca resulta una incógnita. Presentamos a un varón de 63 años sometido a cirugía tipo Bentall que en la ecografía control presenta en ápex de ventrículo izquierdo un flujo sistólico hacia un posible pseudoaneurisma. La cardiorresonancia y la tomografía computarizada permiten confirmar el pseudoaneurisma apical además de material quirúrgico en epicardio. Se ha planteado que la hipotermia quirúrgica podría incrementar la rigidez de las cánulas de circulación extracorpórea y justificar lesiones en zonas no manipuladas por los cirujanos, lo que contribuiría a nuevos cuidados durante la intervención.


La hipertensión pulmonar (HAP) afecta entre el 5 a 10% de los pacientes portadores de cardiopatías congénitas. La supervivencia a largo plazo es variable, con comportamientos heterogéneos según la localización del cortocircuito, la resistencia vascular pulmonar, el tamaño del defecto o la progresión de la HAP luego de la corrección quirúrgica. Presentamos el caso de una mujer joven, portadora de una comunicación interauricular de tamaño intermedio, con inversión del cortocircuito, severa desaturación arterial, arteria pulmonar aneurismática y extensa trombosis de sus ramas, que causa hiperresistencia vascular pulmonar y fisiología del Eisenmenger.


La membrana subaórtica representa aproximadamente el 9% de las obstrucciones fijas al tracto de salida del ventrículo izquierdo. Se presenta el caso de una mujer de 50 años con disnea en CF II y soplo sistólico en foco aórtico. Se realizó un ecocardiograma que evidenció la presencia de una membrana subaórtica de morfología circunferencial con elevados gradientes e insuficiencia aórtica moderada. El análisis tridimensional aportó información más precisa en cuanto a las características morfológicas del defecto.


Los aneurismas coronarios son entidades poco frecuentes. Se presenta el caso de una mujer joven con rotura de un aneurisma de la arteria coronaria derecha con dilatación de cavidades por hiperflujo. El ecocardiograma transesofágico describe adecuadamente la anatomía y fisiología circulatoria. La tomografía multicorte permitió un análisis anatómico certero tanto de la anatomía del aneurisma como de la arteria coronaria derecha distal. Se efectuó la resección del aneurisma y la revascularización distal.


Presentamos el caso de un paciente que desarrolla un absceso tricuspídeo como complicación de una endocarditis infecciosa. Este es un ejemplo de una complicación excepcional en la que el diagnóstico suele necesitar del ecocardiograma transesofágico y que precisa tratamiento con cirugía.


Mujer de 81 años diagnosticada de comunicación interventricular que debuta con inestabilidad hemodinámica tras una semana de presentar un infarto anterior parcialmente revascularizado. Tras descartarse cirugía por muy alto riesgo quirúrgico se decide realizar un abordaje de cierre percutáneo del defecto. El uso de la ecocardiografía resulta crucial en el diagnóstico de la comunicación interventricular. Las técnicas avanzadas de ecocardiografía transesofágica tridimensional permiten realizar una adecuada evaluación de las dimensiones de la comunicación interventricular, así como guiar el procedimiento de cierre percutáneo y determinar los resultados del mismo.


Se presenta el caso de un paciente con enfermedad coronaria avanzada y oclusión de la arteria descendente anterior en el que la cardio-TC permitió valorar el vaso distal a la oclusión y planificar las opciones de revascularización. El caso es un buen ejemplo de cómo la cardio-TC puede complementar a la coronariografía convencional en algunos casos de enfermedad coronaria compleja.


Página 6 de 6