fbpx

RETICweb

RETICweb

Con la colaboración de Grupo CTO

Casos

Las calcificaciones sistémicas son un hallazgo frecuente en pacientes con enfermedad renal avanzada. A nivel cardíaco, la presencia de calcio en el anillo valvular mitral puede hacer inviable el implante de una prótesis en la posición anatómica clásica. El desbridamiento de los tejidos calcificados puede derivar en complicaciones mortales. Sin embargo, durante las pasadas dos décadas se han desarrollado alternativas eficaces para estos pacientes. Se describe el caso de una mujer de 37 años con insuficiencia mitral severa secundaria a la calcificación del anillo mitral en la que se llevó a cabo la implantación de una prótesis mecánica intraauricular.


Se presenta un caso con diagnóstico de lupus eritematoso sistémico, que presentó endocarditis de Libman-Sacks con estenosis aórtica severa que necesitó reemplazo valvular aórtico. El caso muestra las claves diagnósticas para realizar el diagnóstico de endocarditis no infecciosa como causa de la estenosis aórtica severa.


Se presenta el caso de una mujer de 72 años remitida a consulta de Cardiología tras detectarse de forma casual en una TC torácica una malformación de las arterias coronarias. Tras completarse el estudio mediante ecocardiografía, TC coronaria y cateterismo, se objetiva una fístula compleja que conecta el seno de Valsalva derecho y el árbol coronario izquierdo con el tronco de la arteria pulmonar. Al encontrarse la paciente asintomática y no presentar ningún tipo de repercusión a nivel cardíaco, se optó por realizar seguimiento en consultas y no intervenir sobre la fístula.


Los tumores cardíacos primarios son infrecuentes y el linfoma cardíaco primario representa apenas el 1% de todos los tumores primarios. El diagnóstico de certeza sólo se alcanza mediante la confirmación histológica y su pronóstico es pobre.


Varón de 61 años con antecedentes de cardiopatía isquémica y fibrilación auricular que ingresa por insuficiencia cardíaca. En el estudio ecocardiográfico se detecta una masa en la aurícula derecha.


Se presenta una mujer de 78 años portadora de doble prótesis mecánica aórtica y mitral en la que, en el contexto de un accidente isquémico transitorio, se descubre una disfunción de la prótesis mitral. Dicha disfunción consistía en falta de apertura de uno de sus discos por la presencia de un trombo intraprotésico. El diagnóstico definitivo lo proporcionó la intervención quirúrgica después de un estudio exhaustivo.

Se presentan las distintas técnicas de imagen que se emplearon para el estudio etiológico previo a la cirugía, y que incluyen ecocardiografía transtorácica y transesofágica, escopia con fluoroscopia y cardio-TC.


Un varón de 75 años con infarto de miocardio complicado con shock cardiogénico por insuficiencia mitral severa por rotura del músculo papilar posteromedial es intervenido de forma emergente para sustituir la válvula afectada. En la ecocardiografía de control tras la cirugía se aprecia una cavidad en la cara inferior del corazón compatible con pseudoaneurisma por rotura contenida postinfarto.

La ecocardiografía es la base del diagnóstico de las complicaciones del infarto, aunque la imagen multimodalidad también puede ser útil para completar el diagnóstico en casos seleccionados.


En medicina el contexto clínico es esencial para llevar a cabo un diagnóstico diferencial, y por este motivo es importante que los hallazgos de las pruebas de imagen vayan acompañados de la historia clínica del paciente para poderse interpretar. A continuación, se presenta el caso de una sospecha de endocarditis sobre válvula mitral que se remitió a nuestro centro; sin embargo, el equipo no encontró signos compatibles con endocarditis, más bien una disección en la aorta ascendente. Debido a la cronología de la historia clínica se concluyó que el diagnóstico más plausible era un pseudoaneurisma secundario a endocarditis.


Se presenta una revisión exhaustiva de la amiloidosis cardíaca focalizada en el rol de la multi-imagen a propósito de un caso.


Existen formas atípicas de presentación del síndrome coronario agudo y su etiología no siempre está en relación con la aterosclerosis coronaria. Los procesos inflamatorios sistémicos pueden tener repercusión a diferentes niveles vasculares, entre ellos las arterias coronarias además de grandes vasos como la aorta. Por ello, el enfoque diagnóstico y terapéutico difiere del convencional. La TC permite valorar la aorta en toda su extensión, así como el árbol coronario, constituyéndose como una técnica de amplia utilidad para el abordaje inicial de estos pacientes y de sus potenciales complicaciones.


Página 1 de 4