fbpx

RETICweb

RETICweb

Con la colaboración de Grupo CTO

Score de calcio: la eterna promesa de la prevención cardiovascular

La utilidad de la detección del calcio coronario como técnica de cribado de ateroesclerosis coronaria reside en mejorar la predicción del riesgo  cardiovascular más allá de los clásicos factores de riesgo cardiovascular y de los índices de riesgo basados en ellos, en pacientes asintomáticos y sin enfermedad  teroesclerótica conocida (prevención primaria). La detección del calcio coronario se realiza mediante la tomografía computarizada (técnica habitual en el sistema sanitario) o mediante tomografía de haz de electrones. La técnica es cómoda y rápida para el paciente, barata (aproximadamente una cuarta parte del valor de una angiografía coronaria no invasiva con TC) y emite una dosis pequeña de radiación comparable a la de una mamografía.

El calcio coronario proporciona una aproximación a la edad vascular en relación con la cronológica, al detectar ateroesclerosis coronaria real que, además, puede cuantificarse mediante el índice de Agatston (score de calcio coronario). Tiene el inconveniente de que no detecta placas ateroescleróticas “blandas” no calcificadas. Como marcador de ateroesclerosis, su fuerza radica en poseer un importante valor pronóstico, de manera que numerosos estudios han demostrado que el riesgo de eventos cardiovasculares se multiplica con la presencia y el aumento de calcio coronario(1). Además, es el mejor predictor no invasivo de eventos, por encima de los factores de riesgo cardiovascular convencionales o de otros marcadores alternativos como el grosor íntima-media, la proteína C reactiva o el índice tobillo-brazo(2). A la inversa, la ausencia de calcio coronario es un fenómeno clínicamente muy relevante porque implica una baja tasa de eventos cardiovasculares. Es lo que se ha denominado the power of zero. Numerosos estudios apoyan también esta afirmación. Para situarse en cifras, en el estudio de Budoff en 25.253 individuos sólo el 0,4% de individuos con score de calcio coronario de 0 murieron durante los 7 años de seguimiento en comparación con el 3,3% de aquéllos con un score de calcio coronario positivo(3).

Tras demostrar su poderoso valor pronóstico, el objetivo final del score de calcio coronario es guiar el tratamiento. Las guías europeas y americanas tienen diferentes criterios basados en factores de riesgo cardiovascular para iniciar el tratamiento con estatinas en la población general. En prevención primaria, el valor predictivo que añade el score de calcio coronario a los factores de riesgo cardiovascular es limitado si se aplica a todos los grupos de riesgo. Los que más se benefician de la utilización de este índice son los individuos con riesgo intermedio (riesgo de eventos a 10 años del 10-20% según el estudio Framingham o del 5-20% según la AHA), ya que constituyen un grupo amplio y con un riesgo muy heterogéneo. En ellos el score de calcio coronario funciona como una herramienta avanzada de reclasificación del riesgo. Estos individuos con riesgo intermedio y con indicación de estatinas y bajo score de calcio coronario tienen una tasa baja de eventos (similar a los de pacientes que no precisan estatinas), lo que los reclasifica a riesgo bajo, evitando así el tratamiento hipolipemiante a largo plazo.

Un reciente análisis del estudio MESA en individuos de riesgo intermedio sin enfermedad ateroesclerótica conocida, sin diabetes y con LDL > 70, muestra que el 45% de los individuos en los que la estatina se recomendaba según los criterios de la AHA (riesgo 7,5-20% según los factores de riesgo cardiovascular) y el 57% en los que debería considerarse (riesgo 5-7,5%) no tenían calcio coronario. En estos individuos la tasa de eventos ateroescleróticos a 10 años sin tratamiento fue de 1,5/1.000 en el grupo de estatina recomendada y de 4,6/1.000 en el grupo de estatina considerada. Globalmente un 49% de individuos con estatina recomendada o considerada y sin calcio coronario reclasificaban su riesgo por debajo del 5%, que es el umbral de consideración para el tratamiento(4).

Actualmente existen calculadoras que permiten reclasificar el riesgo de eventos a 10 años, añadiendo el resultado del índice de Agatston a los factores de riesgo cardiovascular convencionales (https://www.mesa-nhlbi.org/)(5).

A pesar de que el score de calcio coronario lleva años demostrando su enorme potencial como marcador de ateroesclerosis y de eventos coronarios, su aplicación no ha llegado a la práctica clínica. La estrategia clásica de prevención primaria según los factores de riesgo cardiovascular es menos selectiva que el tipo de medicina personalizada que ofrece el score de calcio. Tratar con estatinas a todos los pacientes con riesgo intermedio podría no ser apropiado en individuos sin calcio coronario y el empleo del cribado mediante score de calcio coronario debería recordarse especialmente en aquellos pacientes que presentan algún grado de rechazo a las mismas por efectos secundarios o preferencia personal.

Una cuestión importante es si los clínicos y el sistema sanitario están preparados para incorporar el score de calcio en la práctica clínica diaria. Durante años se ha confiado en la valoración del riesgo cardiovascular mediante los factores de riesgo cardiovascular tradicionales. Sustituir o al menos complementarlos con el score de calcio puede ser tarea difícil. Además, y a pesar de la evidencia, las Guías de Práctica Clínica todavía no dan el espaldarazo necesario para su implementación como una herramienta fundamental en prevención primaria. Así, las guías de la ACC/AHA del 2010 de valoración del riesgo cardiovascular en pacientes asintomáticos otorgan una recomendación IIa en pacientes con riesgo intermedio(6). En las mismas guías del 2013 y a pesar de la creciente evidencia de su enorme potencial como reclasificador del riesgo, la recomendación de su uso es IIb(7). Recientemente, se han publicado unas recomendaciones de un Consenso de Expertos en Tomografía Computarizada Cardiovascular en las que no se indica tratamiento en pacientes con riesgo intermedio y score de calcio coronario de 0, mientras que si el score de calcio es > 0, es necesario iniciar tratamiento con estatinas que deben ser de alta intensidad si el score de calcio es > 300(1).

Los aspectos más inquietantes para el clínico de la estrategia de tratamiento basada en el score de calcio coronario son dos:

  • Un calcio coronario 0 no excluye completamente el riesgo de cardiopatía isquémica, ya que se sabe que un 6% de pacientes sintomáticos sin calcio coronario tienen lesiones significativas, sobre todo los jóvenes.
  • Es necesario aclarar cada cuánto sería necesario revaluar el score de calcio coronario inicial para detectar progresión de la ateroesclerosis, ya que las guías no incluyen ninguna orientación. Según algunos expertos, para los pacientes asintomáticos con score de calcio inicial de 0, un seguimiento apropiado sería cada 5 años, cada 3 años si el score se encuentra entre 1-100, o anualmente si el score > 100, siempre que esta estrategia de control fuera a implicar un cambio de tratamiento como el inicio o la intensificación de la terapia con estatinas(8).

Se han querido encontrar similitudes con el cribado de cáncer de mama, denominando a la técnica la “mamografía cardíaca“ del futuro. Con alguna excepción, varios estudios coste-beneficio han demostrado que la estrategia del tratamiento con estatinas según el resultado del estudio del calcio coronario tiene unas consecuencias clínicas y económicas similares a las que tiene tratar a todos los pacientes con estatinas de acuerdo a los criterios de las guías(9).

Como conclusión cabe decir que la evidencia cada vez más robusta del valor pronóstico del score de calcio coronario y de su capacidad para guiar el tratamiento con estatinas hacia una medicina más personalizada no encuentra reflejo en su uso en clínica diaria y es probable que haya que esperar a un mayor grado de recomendación en las guías de práctica clínica para avanzar en su empleo.

Sonia Velasco del Castillo

Unidad de Cardiología no invasiva. Hospital de Galdakao. Vizcaya. España
  1. Hecht H, Blaha MJ, Berman DS, et al. Clinical indications for coronary artery calcium scoring in asymptomatic patients: Expert consensus statement from the Society of Cardiovascular Computed Tomography. J Cardiovasc Comput Tomogr 2017; 11 (2): 157-168.
  2. Blaha MJ, Cainzos-Achirica M, Greenland P, et al. Role of Coronary Artery Calcium Score of Zero and Other Negative Risk Markers for Cardiovascular Disease: The Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA). Circulation 2016; 133 (9): 849-858
  3. Budoff MJ, Shaw LJ, Liu ST, et al. Long-term prognosis associated with coronary calcification: observations from a registry of 25,253 patients. J Am Coll Cardiol 2007; 49 (18): 1.860-1.870.
  4. Nasir K, Bittencourt MS, Blaha MJ, et al. Implications of Coronary Artery Calcium Testing Among Statin Candidates According to American College of Cardiology/ American Heart Association Cholesterol Management Guidelines: MESA (Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis). J Am Coll Cardiol 2015; 66 (15): 1.657-1.668.
  5. McClelland RL, Jorgensen NW, Budoff M, et al. 10-Year Coronary Heart Disease Risk Prediction Using Coronary Artery Calcium and Traditional Risk Factors: Derivation in the MESA (Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis) With Validation in the HNR (Heinz Nixdorf Recall) Study and the DHS (Dallas Heart Study). J Am Coll Cardiol 2015; 66 (15): 1.643-1.653.
  6. Greenland P, Alpert JS, Beller GA, et al; American College of Cardiology Foundation; American Heart Association. 2010 ACCF/AHA guideline for assessment of  Cardiovascular risk in asymptomatic adults: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice
    Guidelines. J Am Coll Cardiol 2010; 56 (25): e50-103.
  7. Goff DC Jr, Lloyd-Jones DM, Bennett G, et al; American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. 2013 ACC/AHA guideline on the assessment ofcardiovascular risk: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation 2014; 129 (25 Suppl 2): S49-73.
  8. Budoff M. Calcium progression and warranty periods: a role for repeat scanning. Presented at: SCCT 2017. July 9, 2017. Washington, DC.
  9. Hong JC, Blankstein R, Shaw LJ, et al. Implications of Coronary Artery Calcium Testing for Treatment Decisions Among Statin Candidates According to the ACC/ AHA Cholesterol Management Guidelines: A Cost-Effectiveness Analysis. JACC Cardiovasc Imaging 2017; 10 (8): 938-952.

Información adicional

Comentarios potenciados por CComment