fbpx

Lo mejor de la literatura en...

Cardio RMN

Gracias a las herramientas diagnósticas y terapéuticas de las que se dispone en la actualidad se ha logrado aumentar la supervivencia del los enfermos de cáncer. Sin embargo, los tratamientos empleados pueden producir toxicidad cardiovascular que ensombrece doblemente el pronóstico: a la propia patología cardíaca se suma la necesidad de interrumpir en ocasiones el tratamiento oncológico.

Las antraciclinas son el pilar del tratamiento de tumores sólidos y hematológicos pero pueden producir disfunción ventricular. El seguimiento de los pacientes durante el tratamiento con antraciclinas se basa en la determinación de biomarcadores y la ecocardiografía. Estas técnicas son obviamente útiles, pero presentan limitaciones como la ausencia de valores de referencia establecidos en el caso de los biomarcadores o la baja reproducibilidad y detección de la disfunción ventricular una vez ya se ha desarrollado en el caso de la ecocardiografía. Sabemos que la resonancia cardíaca es el patrón de referencia en la cuantificación de la función ventricular y que además permite la caracterización tisular miocárdica. Cabría preguntarse qué valor adicional puede aportar la resonancia cardíaca en el seguimiento de los pacientes en tratamiento activo con antraciclinas. El artículo seleccionado nos parece interesante porque nos ayuda a encontrar algunas respuestas.


La insuficiencia cardíaca es la primera causa de muerte en pacientes con Talasemia beta o Talasemia Mayor (TM) Las transfusiones repetidas generan una sobrecarga orgánica de hierro con depósitos a distintos niveles, entre ellos el miocardio. Esto produce una miocardiopatía infiltrativa o por depósito que se manifiesta principalmente con insuficiencia cardíaca de predominio congestivo, pero tambien con arritmias e incluso síncope, muerte súbita o angina.

Las secuencias de eco de gradiente potenciadas en T2* de la Cardiorresonancia Magnética (CMR) se usan ampliamente para identificar, cuantificar y monitorizar la sobrecarga de hierro a nivel miocárdico. Su valor pronóstico además ha sido demostrado de forma que en líneas generales valores altos de T2* traducen una menor sobrecarga tisular de hierro, una buena respuesta al tratamiento quelante y un menor riesgo de desarrollo de disfunción ventricular e insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, una vez controlados los depósitos de hierro y optimizado el tratamiento quelante, la relación de los valores T2* con la aparición de eventos clínicos en el seguimiento pierde fuerza. Esto traduciría la posibilidad de nuevos mecanismos deletéreos del hierro o de lesiones ya irreversibles a nivel celular. En cualquier caso, serían necesarios nuevos factores predictores más allá de la cuantificación de la sobrecarga férrica que ayuden a optimizar la estratificación pronóstica de estos pacientes. El artículo revisado trata de demostrar las ventajas de aprovechar el potencial multiparamétrico del estudio con CMR en este contexto.


La resonancia magnética está adquiriendo un papel muy importante en el estudio morfológico y funcional del corazón. El principal objetivo de este trabajo se basa en entender y profundizar en las secuencias dinámicas de eco de gradiente, pero para ello deberemos repasar brevemente conceptos básicos de la resonancia magnética. Analizaremos las características básicas de estas secuencias, variedades de las mismas, parámetros básicos de adquisición y posibles artefactos que puedan aparecer con sus posibles soluciones, para así proporcionar al las herramientas básicas para poder realizar un estudio de calidad de la contractilidad y función cardíaca.


El momento en el que se realiza el reemplazo valvular en pacientes con Estenosis Aórtica severa se decide en base al desarrollo de los síntomas. Sin embargo, puede que ocurra de forma tardía cuando ya existe disfunción cardiaca y un riesgo añadido para la supervivencia. En este trabajo de investigación se demuestra, mediante un análisis de supervivencia, la asociación entre la presencia de cicatriz miocárdica y la mortalidad a largo plazo en esta población, a pesar del RVA, lo que puede llevar a establecer este parámetro como un biomarcador objetivo pronóstico de utilidad en la toma de decisiones clínicas.


La cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte en el mundo y el infarto al miocardio puede ocasionar daño reversible o irreversible. Determinar si existe tejido viable, es decir susceptible a mejorar al revascularizarse ofrece mejor pronóstico. Este trabajo nos permite diferenciar tejido viable del no viable, mediante la técnica de T1 Mapping nativo, sin necesidad de uso de contraste, esto en comparación con la extensión transmural por realce tardío de gadolinio, con una correlación excelente entre ambas técnicas de 0.88 y 0.83 en el contexto de Infarto crónico y agudo respectivamente, lo que constituye un rendimiento diagnóstico adecuado lo que nos puede permitir determinar que pacientes tienen beneficio de una terapia tardía de revascularización.


La fibrosis de remplazo es típica de ciertas patologías que afectan el miocardio (infarto agudo al miocardio o la amiloidosis, son ejemplos), sin embargo, la asociación de fibrosis difusa con otros eventos cardiovasculares (ECV) es menos clara y puede estar influyendo en la evolución negativa, por lo que determinarla servirá para iniciar manejo oportuno que evite su progresión y el deterioro clínico del paciente. Este trabajo compara los hallazgos de fibrosis focal o difusa, entre pacientes con y sin ECV en la cohorte del estudio multiétnico de la ateroesclerosis (MESA, por sus siglas en inglés), utilizando resonancia magnética cardiaca (RMC) y el mapeo T1, con y sin contraste (el método no invasivo más aproximado a los hallazgos histopatológicos).


El artículo elegido, publicado en la revista JACC en 2017, recoge y analiza los datos de un estudio multicéntrico sobre la miocarditis aguda (MA) llevado a cabo en 10 hospitales italianos, incluyendo para su elaboración el análisis de las imágenes de Resonancia Magnética Cardíaca (RMC) de 374 individuos.

El artículo pretende determinar el papel de la RMC en la estratificación pronóstica de pacientes con diagnóstico de MA con función sistólica preservada, analizando la presencia de realce tardío tras Gadolinio (RTG) y su distribución.

Se realiza seguimiento de los pacientes, evaluando qué parámetros se relacionan con mayor desarrollo de eventos cardíacos adversos; y se pone de manifiesto la importancia de la RMC en el manejo diagnóstico y pronóstico de los pacientes con MA.


El artículo elegido, publicado en 2018 en Journal of Cardiovascular Magnetic Resonance tiene como objetivo investigar el valor pronóstico del realce tardío de gadolinio (RTG) y del strain miocárdico medido por resonancia (RMN) en una cohorte de pacientes con miocardiopatía dilatada idiopática y disfunción ventricular moderada-severa (FEVI < 40%), teniendo como objetivo primario la mortalidad por cualquier causa o necesidad de transplante cardiaco y como objetivo secundario la hospitalización por IC.

Lo interesante del presente artículo no es tanto la hipótesis de estudio (hay trabajos previos en esa dirección), sino el hecho de que se siga investigando en cuanto al pronóstico de esta patología para mejor estratificación de los pacientes en un futuro, así como la introducción del strain miocárdico en la hipótesis de trabajo (muchos menos estudios publicados en la literatura a tal efecto).


La fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI) y el tamaño del infarto agudo de miocardio (IAM) tienen limitaciones para estratificar el riesgo tras IAM. La pérdida de fibras miocárdicas circunferenciales tras IAM transmural puede ser extremadamente perjudicial para estos pacientes. La hipótesis de trabajo es que el strain circunferencial tiene mayor valor pronóstico que la FEVI, el tamaño inicial del infarto y sus características (obstrucción microvascular e índice de miocardio salvado) para pronosticar eventos cardíacos adversos mayores (ECAM) tras IAM.


Dentro del espectro de la enfermedad arterial coronaria, la angina con ausencia de lesiones coronarias obstructivas puede representar entre el 10 al 30% de los casos e incluso en los pacientes con evidencia de lesión coronaria significativa, la prevalencia de disfunción microvascular puede llegar hasta el 65%. Es por esto, que se requiere de una prueba diagnóstica, fiable, de gran precisión, para demostrar la alteración en la microcirculación. El presente estudio, realizado por Alexander Liu y colaboradores, analizo parámetros de valoración de la circulación microvascular, mediante resonancia magnética cardiaca, utilizando herramientas de procesamiento novedosas y comparo los resultados con métodos angiográficos invasivos ya conocidos, y además bien demostrados. Con los resultados propone un fluxograma de trabajo, objetivo y claro, para pacientes con enfermedad arterial coronaria y sospecha de angina microvascular.


Página 1 de 5