fbpx

Preguntas al Radiólogo

Preguntas al radiólogo

¿Qué protocolos se usan en RM?

(0 votos)
  • tamaño de la fuente
  •  

La adenosina se emplea en infusión a dosis de 0.14 mg/Kg/min hasta un máximo de 6 minutos, por lo que es necesaria una bomba de perfusión que debe estar separada lo más posible del gantry de la RM.

Es recomendable usar una concentración de 30 mg en un vial de 10 ml (3 mg/ml), siguiendo la Tabla 1. El paciente debe estar monitorizado, controlando la tensión arterial, el ritmo cardiaco y la saturación de oxígeno. Antes de empezar, se explicará al paciente los síntomas que puede tener, siendo los más habituales: sensación de calor, opresión precordial, que suele ser ligera, disnea o palpitaciones. Ninguno de estos síntomas debe suponer una alarma para detener el estudio.

Peso del paciente (kg) Inyección de perfusión (ml/h) Dosis (mg/min)
25 141 3.5
30 168 4.2
35 168 4.9
40 185 5.6
45 225 6.3
50 255 7.0
55 282 7.7
60 306 8.4
65 336 9.1
70 390 9.8
75 420 10.5
80 450 11.2
85 474 11.9
90 510 12.6
95 534 13.3
100 556 14

Se debe detener la inyección de adenosina si aparece un bloqueo AV, bradicardia importante o sintomática, disminución severa de la tensión arterial (respecto a la tensión arterial basal y, especialmente, si es sintomática), aumento importante de la tensión arterial o disminución importante de la saturación de oxígeno.

Si el paciente experimenta dolor torácico intenso o no soportable, la prueba se detiene, concluyéndose que es positiva clínicamente.

Se utilizan secuencias denominadas de “primer pase” y pueden adquirirse con secuencias eco de gradiente con prepulso para anular la señal del miocardio (GRE, GRE-EPI o b-SSFP), planificándose en “eje corto” y, al menos, tres cortes (basal, medio y apical).

Si es posible, es muy útil poder combinar varios planos (eje corto y eje largo) (Figura 33).

Figura 33. Secuencia de perfusión en eje corto: estudio de perfusión cardiaca en la que se puede observar la zona de déficit de perfusión (área negra) en comparación con el miocardio normal.

Así como los estudios de perfusión con RM han demostrado su utilidad debido a la alta resolución temporal y buena resolución espacial, con la TCMD los estudios de perfusión están todavía en fase experimental.

La idea es tentadora: poder realizar un estudio que nos permita analizar la anatomía de las coronarias y, a la vez, una prueba de detección de isquemia.

Todavía queda camino por recorrer antes de poder afirmar que esta es la prueba definitiva de detección de isquemia.

Se utilizan diferentes protocolos. Unos tratan de estudiar la vascularización del miocardio empleando la energía dual. Otros hacen un estudio dinámico de perfusión, con múltiples cortes a lo largo de un tiempo, y otros protocolos realizan adquisiciones flash, con dosis bajas en diferentes momentos. Hasta la fecha tampoco se ha determinado cuál es el mejor en términos de coste-eficacia.