Eco

Este es otro caso que viene desde la Clínica Dávila de Santiago de Chile y de la mano de Javier López Opitz.

LA PREGUNTA

Se trata de una paciente con una cardiopatía congénita que acude a su control ecocardiográfico anual.

La paciente hasta ahora no ha sido tratada y nunca ha tenido ningún tipo de limitación funcional, esta asintomática y físicamente activa.

¿Cuál es el problema?

 

LA RESPUESTA

En una primera valoración parece que la paciente tiene un aneurisma del septo membranoso y que podría haber comunicación de ventrículo izquierdo a derecho, aunque la valoración no es tan fácil ya que el jet de color se confunde con la insuficiencia tricuspídea.

El estudio con sonda 3D ayuda a clarificar el defecto, porque muestra que la comunicación queda por debajo del cierre de la tricúspide. El Doppler color 3D, también clarifica la dirección del jet. Se concluye que es un defecto que comunica el VI con la AD que se ubica a nivel del septum membranoso, por lo que sería en realidad una fistula VI-AD conocida como defecto de tipo Gerbode.

La comunicación no genera impacto hemodinámico en cavidades izquierdas (diámetros y volúmenes ventriculares normales, con FEVI biplano 67%) o derechas y un QP/QS, cercano 1.

Dado que la paciente está en buen estado, seguirá con su rutina de control ecocardiográfico periódico.